La historia de la Isla de Ons

Contenidos

La Isla de Ons, joya natural ubicada en la costa atlántica de Galicia, España, ha sido testigo de innumerables historias a lo largo de los siglos. Desde leyendas místicas hasta eventos históricos, esta isla ha desempeñado un papel crucial en la vida de las comunidades locales y en la configuración del precioso paraje que es a día de hoy.

Embárcate a conocer la fascinante historia de la Isla de Ons, explorando sus orígenes, sus momentos destacados y los eventos que han marcado su historia.

Los primeros pobladores de Ons

La historia de la Isla de Ons empieza cuando los primeros pobladores dejaron su huella en este rincón atlántico. Estos primeros restos que se hallaron eran ínfimos y estaban dispersos, por lo que no permiten aventurar la existencia de asentamientos o pobladores fijos en el tiempo.

En cambio, de la Edad de Bronce sí se localizaron restos y asentamientos de cultura castreña. Uno de estos asentamientos, ubicado en la colina por encima del barrio de Canexol, se conoce como “Castelo dos Moros”. A pesar de que se encuentra sin excavar, se intuye su distribución circular con estructuras defensivas. Precisamente, en la playa de Canexol se han encontrado restos de dos grandes salazones romanas del siglo I.

En el norte de la Isla de Ons se encontraba otro castro, conocido como “Cova da Loba”, pero de él no quedan más que restos de cerámica y baldosas.

La historia de la Isla de Ons hasta el siglo XX

Avanzando en la historia de la Isla de Ons, en el siglo XVI, en la Edad Moderna, la Iglesia cedió Ons a la familia Montenegro. Los testimonios de la época cuentan que este pequeño archipiélago estaba habitado y que contaba con un templo parroquial. Pero, a finales de este siglo, comenzó el hostigamiento y los ataques de los corsarios ingleses, de los cuales Francis Drake era el más conocido. Debido a esto, los habitantes de Ons tuvieron que huir a la costa, ya entrado el siglo XVIII.

A principios del siglo XIX, la Xunta Provincial de Armamento y Defensa fortificó la isla, haciéndola más segura y propiciando su repoblación. Así, nacieron dos fortalezas: una se ubicaba en Pereiró y otra en Curro, a pocos metros del muelle hacia la playa de Melide.

Casi a mediados de este siglo se instaló la primera fábrica de salazón cerca del muelle. Tras esto, la actividad de los habitantes de Ons comenzó a dirigirse hacia la pesca para ayudar al suministro de la fábrica. Así, se mejoró la economía de la isla y aumentó la población. Pero, las fluctuaciones en la pesca de la sardina causó el declive de esta empresa.

Historia de la Isla de Ons a partir del siglo XX

La historia de la Isla de Ons continúa en el siglo XX, cuando Manuel Riobó compra la isla e instala una sociedad mercantil dedicada al secado y la comercialización del pulpo congrio en la antigua fábrica. Su heredero, Didio Riobó, acaba con su vida a comienzos de la Guerra Civil y la Isla de Ons queda sin gestión directa.

En 1940, el Estado expropió la isla para la defensa nacional. Tres años más tarde, el Ministerio del Ejército se ocupó de ella pero, en 1960 vuelve a estar en manos del Estado. Desde ese entonces, la Isla de Ons ha pasado por distintas administraciones del Estado que se ocupaban de su cuidado.

Unos años más tarde, el informe de situación que se realizó en Ons, evidenció la necesidad de construir un puerto que se acomodase a los nuevos barcos. A pesar de que esto no se terminó llevando a cabo, se construyó el Centro Cívico de Ons. Este lugar contaba con una Iglesia, escuela, almacenes y viviendas para el maestro y el médico de la isla.

Entre los años 40 y 50, Ons vivió su época dorada. Llegó a alcanzar los casi 500 habitantes y la agricultura, ganadería y pesca estaban en su momento álgido. Además, los domingos se reunía la población en el Centro Cívico de la isla.

La isla se fue despoblando poco a poco, pero llegó el auge turístico. Especialmente, fue durante los años 70 cuando Ons recibía más visitas. En el año 1983, la isla pasó a formar parte de la Consellería de Agricultura de la Comunidad Autónoma de Galicia. Finalmente, en el año 2002, Ons se incorpora al Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas. Actualmente, este parque, al cual también pertenecen las Islas Cíes, Sálvora y Cortegada, está gestionado por la Consellería de Medio Ambiente.

La Isla de Ons en la actualidad

En los últimos años, la Isla de Ons ha emergido como un destino turístico cada vez más popular. La belleza natural de la isla, combinada con su rica historia y tradiciones, atrae a visitantes en busca de una experiencia única. Además, en la actualidad, el turismo sostenible se ha convertido en un tema central para garantizar que las visitas a la isla no comprometen la integridad del ecosistema insular.

Medidas como la limitación del número de visitantes diarios, la promoción de prácticas respetuosas con el medio ambiente y la educación sobre la importancia de la conservación han sido implementadas para equilibrar el desarrollo turístico con la preservación de la Isla de Ons. La conciencia sobre la fragilidad de estos ecosistemas insulares ha llevado a un enfoque más cuidadoso hacia el turismo, permitiendo disfrutar de las maravillas de Ons de manera sostenible.

Por eso, a día de hoy es necesario una autorización de la Xunta de Galicia para entrar en este pequeño archipiélago. Además, también debe planificarse la visita a Ons con antelación, consultando los horarios y billetes disponibles en la web de la naviera Mar de Ons que viaja a la isla.

Sin duda, la Isla de Ons no sólo destaca por su paradisíaca belleza, sino que además cuenta con una larga e interesante historia. 

¡No esperes para descubrirla!

Scroll al inicio